4.7.19

Los límites de la crianza respetuosa: ¿cómo controlarme para no pegar a mi hijo?



Quiero dar las gracias a MamáDibuja por esta magnífica ilustración que destaca que la violencia en ningún caso es educación.

Vivimos en una sociedad donde poco a poco se va afianzando la firme creencia de que la violencia NO es el mejor método para relacionarse con las personas. Estamos en alerta constante con temas tan dolorosos como el #bullying, la #violenciamachista, el #acosolaboral...pero cuando se trata de violencia ejercida hacia los niños y niñas, hay silencio o justificaciones.

"A MÍ ME PEGARON Y NO ME HA PASADO NADA"


Esta es la frase más repetida en redes sociales y conversaciones de sobremesa. Personas inconscientes de que sí les ha pasado algo, y es horrible, han interiorizado la violencia, y eso les hará reprimir sus sentimientos de culpa cuando la ejerzan y la vean.

Tenemos esto claro, ¿verdad?. No se debe usar la violencia sobre los niños y niñas.

Yo voy a poner un PERO en este asunto. ¿Qué les pasa a las madres que a pesar de saber esto, leer, informarse e incluso asistir a talleres sobre crianza respetuosa terminan gritando y pegando a sus hijos e hijas? ¿Son malas madres? ¿Malas personas?

Como dice Alice Miller en su libro "El drama del niño dotado", los adultos que han sido educados con violencia (no hace falta que sean palizas, valen los tirones de pelo, zapatillazos, gritos...) en su adultez dirigen toda esa ira contenida hacia sus propios hijos e hijas, que son vulnerables, no se pueden defender. Y así, continuará la dinámica familiar a menos que se ponga consciencia de ese patrón de relación aprendido y se ponga toda la carne en el asador para salir de ahí.

He escuchado muchas veces a mis clientas contarme que se sienten culpables e impotentes cuando no pueden llevar a cabo las estrategias de un libro de crianza respetuosa que han leío, o que los consejos de la psicóloga del colegio han caído en saco roto.

"¿Cómo controlarme para no pegar a mi hijo?"


¿Cómo romper con esa espiral de violencia intergeneracional?

Las herramientas de la terapia gestalt nos permiten actuar en el presente a través de las emociones que el propio cuerpo expresa y que se gestaron en el pasado. Alguna de mis pacientes describía, al recordar una escena con su madre donde era agredida, cómo sentía que le ardían los brazos, pero al ser una niña se quedaba quieta por miedo a su madre. En la actualidad, se sentía impotente cuando la frustración la llevaba a golpear a sus hijas.

Canalizar esa ira antigua de forma adecuada, cerrar aquellas agresiones que se habían producido mediante el abuso de autoridad y una relación asimétrica donde ellas, de niñas, no tenían ningún poder, forma parte de la sanación.

La crianza respetuosa es el futuro para nuestros hijos, pero una vez más, la experiencia me dice que el trabajo siempre se hace desde nuestro interior hacia el exterior. No valen los consejos si no se acompaña de un trabajo interior de transformación.

Entender la verdad de nuestra historia personal, de aquella niña que fuimos, cerrar las cuentas pendientes, validar el dolor por no haber tenido los padres que esperábamos y tener confianza y compasión por nosotras mismas forma parte del proceso de sanación.

Aceptar nuestro pasado mientras tenemos la certeza de que nuestro presente podemos construirlo como adultas que somos con los recursos que tenemos y así criar a nuestros hijos e hijas de forma respetuosa.

Es un proceso que merece la pena transitar.

#crianzarespetuosa #psicología #patronderelación #violenciaheredada #violenciaNOeseducación

Espero que te haya gustado mi perspectiva. Si crees que necesitas trabajar esto en terapia, puedes pedir cita conmigo. Si no, puedes también seguirme en redes sociales para acompañarme en todas las propuestas que os hago para crecer.

Carola López Moya.
Psicoterapeuta gestalt.
Habilitada para el ejercicio de profesiones sanitarias.
Colegiada nº AN07169
Experta en psicología perinatal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.