23.10.18

El parto, una barrera psicológica para la lactancia materna




Cuando una mujer se queda embarazada tiene por delante 9 meses de proceso físico y emocional.

Los datos dicen que el 20% de las mujeres embarazadas sufrirán pérdida gestacional, la mayoría lo hará en las primeras 12 semanas.

Estos fríos datos tienen una versión más humana en cada experiencia que escucho atentamente de mis clientas.

Yo misma pasé por eso. Una pérdida gestacional al las 9 semanas de gestación.

En mi tercer embarazo pasé muchísimo miedo. Os lo cuento aquí. No sólo por el miedo al parto por lo que me pasó con Alicia, que fue algo excepcional. Sino porque ya había perdido la inocencia de la experiencia de un embarazo saludable al perder a mi bebé en el segundo embarazo.

Esta situación hace que muchas mujeres vean el parto como una meta. No se plantean nada más allá.

Las sensación es que hasta que no llegue el parto y tengan a su bebé sano y salvo, no se plantean nada. Pierden la oportunidad de informarse sobre las lactancia materna.

Incluso cuando se aborda la posibilidad de informarse sobre lactancia materna en consulta, expresan que eso les queda muy lejos de alguna forma y aparecen resistencias.

El parto se convierte en una barrera psicólogica para la lactancia materna.

Por eso es importante, como dice Carmen Vega, médico y consultora IBCLC de lactancia materna, que las profesionales de la salud de la mujer atendamos tres aspectos fundamentales:

1. Información sobre lactancia materna. Si se aborda de golpe tras el parto, puede suponer una carga más y agobiar a la mujer que hace decidido dar el pecho.

2. Apoyo familiar y social. Invitar a ir a los grupos de apoyo a la lactancia, tanto a ella como al los padres y abuelas y abuelos para que pregunten todas las dudas y vean que la lactancia es una inversión en salud física y mental.

3. Confianza en su cuerpo. El pecho está diseñado para dar el pecho. Excepto si hay un problema médico, las mamas van a secretar leche. Nadie duda que sus riñones van a funcionar después de beber agua a menos que sepa que tiene una enfermedad.

Los profesionales de la salud que trabajamos con mujeres debemos tener esto muy presente a la hora de hacer nuestro trabajo. Atender lo urgente que le preocupa pero también trabajar los miedos para ganar confianza para que puedan pensar en la lactancia materna durante el embarazo.

Siempre, eso sí, desde el respeto a los tiempos de cada mujer, y sabiendo que incluso aquella que no quiera saber nada de lactancia antes del parto, podrá después tomar las riendas de su lactancia si así lo desea dándoles todo el apoyo que necesiten.

¿TE HA GUSTADO LA ENTRADA?


DESCÁRGATE GRATIS EL EBOOK "MI EXPERIENCIA DE RESILIENCIA" SUSCRIBIÉNDOTE A MI BLOG.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.