21.3.16

Episodio aparentemente letal durante el piel con piel





Dos situaciones: episodio aparentemente letal o muerte súbita del lactante.


Actualmente la Asociación Española de Pediatría distingue entre dos situaciones diferentes. El episodio aparentemente letal (EAL) ocurre en bebés menores de dos meses la mayoría de las veces y la muerte súbita del lactante (SMSL) se da frecuentemente en bebés a partir de los cuatro meses.

Las causas más frecuentes que provocan un episodio aparentemente letal son el reflujo, las infecciones respiratorias y las convulsiones, como pone en el Libro Blanco de la Muerte Súbita Infantil publicado por la AEPed.

La muerte súbita del lactante ocurre principalmente por un posición indebida del bebé, boca abajo o bien porque hay mantas o el colchón es blando o por asfixia accidental al compartir la cama. Por eso es importante seguir las recomendaciones de seguridad de colecho de la OMS:

  • Lactantes menores de tres meses de edad.
  • Prematuridad y bajo peso al nacimiento.
  • Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
  • Situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato.
  • Colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones
  • Compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas

En cualquiera de las situaciones, la actuación rápida no solo salva vidas, sino que puede prevenir casos graves de daño neuronal.

¿Qué dice la evidencia científica sobre el Episodio aparentemente letal durante el piel con piel?


Existe, además, una situación que se llama "episodios aparentemente letales durante el piel con piel". Esta situación ocurre durante el contacto piel con piel precoz, ocurre en las primeras 24 horas o tras el parto, las dos primeras horas son críticas.

Defiendo el contacto piel con piel por sus beneficios, pero debe informarse a los padres de los riesgos que existen, ya que aunque ocurre pocas veces, la mitad de las veces puede terminar en fallecimiento y la otra mitad con graves secuelas para el bebé.

Hay algunos bebés que por alguna razón sufren una muerte súbita  durante el contacto piel con piel. Se estima que ocurren 3 casos por cada 100.000 nacimientos.


El episodio aparentemente letal de Alicia durante el piel con piel.


Cuando dí a luz a Alicia en el hospital, aparentemente todo fue bien hasta que me la pusieron en el pecho. Durante unos minutos la ví mamar hasta que de repente se quedó dormida y avisé a la enfermera. No vino. Me dijo que era normal que se durmiera, que la niña estaba agotada. Varias veces avisé. El desenlace fue fatal.

En el mes de mayo de 2020, la sentencia dictada a raíz de la demanda que interpuso mi abogada Francisca Fernández Guillén en mi nombre y el de Alicia al Sistema Andaluz de Salud, el juez señala claramente que las parturientas deben ser informadas de los riesgos. Os dejo el párrafo completo aquí:

Conviene añadir, revisada la prueba practicada, que la infracción del deber de vigilancia, en sí misma considerada como un factor de responsabilidad suficientemente grave, se vio precedida en el caso que nos ocupa por una falta de información previa a la madre de las eventuales complicaciones derivadas del contacto con la recién nacida, tal como puso de manifestó la prueba testifical practicada en autos.

Cómo podéis comprobar, es una de las recomendaciones de la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la lactancia, como podéis leer en un documento que os dejo más abajo.

Esta sentencia es muy importante en este sentido porque viene a decir que las madres debemos recibir información y los sanitarios deben asegurarse de que la entendamos bien para poder evitar estos episodios, además, eso significa que ellos tienen esa información y al primer aviso, tienen el deber de acudir, para evitar el daño o la muerte del bebé.


¿Debemos dejar de hacer el piel con piel?

 

Tuve mala suerte aquel día al querer la vida dejarme a merced de una persona que no estaba preparada para escuchar a una mujer que acababa de dar a luz. Es doloroso. Quizá si hubiera habido otra persona allí hubiera atendido mi llamada y ahora Alicia estaría sana.

Dice en el documento que os he citado que la vigilancia es preventiva. ¿Y si a los padres les pudiera acompañar una persona de confianza durante el parto en los hospitales?

 
No puedo volver al pasado y corregir esto, lo único que puedo hacer ahora con mi niña es trabajar en su rehabilitación, pero mi contribución será trabajar divulgando información para que a las mujeres se nos escuche y se nos respete en los partos.

Merecerá la pena si una sola mamá mira y remira a su hijo recién nacido porque le ha llegado esta información. Merecerá la pena si algún profesional de la salud toma la iniciativa de informar.

¿Debemos dejar de hacer el piel con piel? No. Desde luego que no. Cuando tenga otro hijo o hija es lo primero que haré. Dejarlo en mi regazo para que coja el pecho, pero con información.

Documentación: